Píldoras Psicológicas Positivas: ¡Podremos con el COVID-19!

Índice
2. ¿Cómo afrontar psicológicamente de forma eficaz la cuarenta?
5. Presta atención a tus Emociones

Píldoras Psicológicas Positivas: ¡Podremos con el COVID-19!:

¿Cómo afrontar psicológicamente de forma eficaz la cuarenta?

En primera instancia debemos tener presente que TODOS estamos pasando y afrontando con los recursos disponibles (tangibles e intangibles) esta situación que ahora nos atañe e influye, tanto a nuestro país como al resto del mundo… Por ello, es fundamental la labor profesional que se está llevando a cabo desde diferentes campos y perspectivas (médica, psicológica, social…) y más que nunca debemos ser conscientes de que hay que aportar nuestro granito de arena de forma individual y créanme ¡siempre podemos hacer algo! (y no sólo me refiero al obvio y crucial: #quédateencasa)

 

En el último mes han proliferado efectos colaterales debido al covid-19, dentro de esos efectos podemos observar de forma casi papable el aumento del estrés y de la ansiedad en la población, desconcierto y confusión (alteraciones en horarios de alimentación, sueño, no saber la fecha ni el día de la semana en que estamos…) dificultades para descansar (por ejemplo: aparición de insomnio), altos y bajos emocionales, pensamientos negativos y recurrentes, entre otros. Asimismo, con ellos aumentan nuestros miedos (miedo a contagiarse, miedo a perder a alguien, miedo al futuro…) y en ocasiones no sabemos cómo ni de qué manera afrontar esta situación de aislamiento debido al Covid-19.

 

Por ello y en pos de contribuir a mejorar y equilibrar nuestra mente y nuestras emociones, citaré a continuación algunas recomendaciones para que puedas afrontar eficazmente esta situación, obteniendo de ella todo lo mejor y pudiendo salir resiliente de todo este proceso y etapa que ahora vivimos.

 

Recomendaciones para Afrontar el Período de Alarma

1. ¡Escucha a tu Corazón!:

Presta atención a tus Emociones

 

Es normal que puedas sentir confusión, frustración, miedo, enfado, culpa… entiende que este período que vivimos es nuevo para todos. La aparición de esta pandemia fue algo inesperado y como consecuencia produce cambios continuamente, generando en nosotros una incertidumbre constante y un estado de alerta interno de forma permanente. Por ello, es importante prestar atención a nuestras emociones, pues como consecuencia de todo esto producirá variaciones en nuestro estado emocional y es importante gestionar las emociones de forma adecuada, con el objetivo no solo de adaptarnos a lo que ahora ocurre sino en vistas a readaptarnos mejor y más rápido cuando todo esto pase.

 

Toma consciencia y entiende que sentirse estresado o ansioso es normal, pues en ocasiones las demandas externas pueden sobrepasarnos porque creemos necesitar más recursos de los que ya disponemos (ya sean internos o externos, como reales o percibidos). También puedes sentir desconcierto, vulnerabilidad o indefensión, por lo que recuerda que nunca tenemos el 100% del control de las cosas, por tanto, lo único que podremos hacer es lo que está en nuestra mano y de la mejor forma posible, atendiendo a nuestros recursos y medios disponibles en estos momentos, por lo que controlar y gestionar tanto la mente como las emociones será fundamental para que la conducta nos acompañe en nuestro buenhacer.

Finalmente y no por ello menos importante, podremos sentir otro tipo de emociones como miedo, enfado, culpa… o nos invadirán dudas y pensamientos como: “¿qué pasará después de esto?”, “¿cómo será mi futuro?”, “¿lo estaré haciendo bien?”, “todo esto es por mi culpa”, “no estoy haciendo lo suficiente”… Cuando vengan a tu mente este tipo de pensamientos acompañados de diversas emociones negativas: DUDA, pues lo más probable es que se hayan disparado debido a alguna situación y/o malestar sentido. Date tregua y no seas injusto contigo mismo(a), cuando realmente estás haciendo todo lo que está en tu mano, no puedes hacer otra cosa más que ser paciente y saber esperar…

 

2. ¡Sé Objetivo y Enfócate!:

Adopta una visión ajustada a la realidad

 

Cuando nos encontramos viviendo un momento crítico y de forma inconsciente, lo primero que tiende la mente es a pensar en lo peor (posteriormente, nos “enfriamos” y comenzamos a entrar en razón buscando ser resolutivos). Por ello, adopta una visión ajustada y realista ante la situación que vives, no hay que ponerse en lo peor ni tampoco minimizar el riesgo real, sino simplemente ser objetivos, observar las probabilidades y estudiar la situación desde fuera (sin emoción) y “con cabeza”: ¡Enfocate en lo verdaderamente importante!

 

 

3. ¡Sé un Ejemplo!: Evita conductas de riesgo

Toda la sociedad desea salir en peso a la calle y retomar la vida que tenía antes, y es normal. Sin embargo y debido al estado de alarma en el que aún permanecemos, debemos seguir las directrices otorgadas por nuestro gobierno, respetando así los protocolos de seguridad establecidos y los procedimientos técnicos ordenados por las autoridades sanitarias. Repito: toda la sociedad desea salir, no te pasa únicamente a ti, pero no siempre es lo que uno quiere hacer, sino lo que uno debe hacer: el deber es lo primero.

 

4. ¡Invierte en ti!: Tú también te necesitas

Dentro de todos los procesos y vaivenes emocionales en los que hemos o estamos aún inmersos, la autoestima puede verse mermada. Pueden invadirnos pensamientos o emociones que hacen disminuir ante nosotros mismos nuestra propia valía personal, por esto te recuerdo que debes invertir en ti: confiar en ti, amarte y cuidarte ahora más que nunca: por ti y por todos. Con ello te recomiendo que no intentes abarcar más de lo que puedes, porque en ocasiones deseamos hacer muchas cosas para ayudar a los demás pero también puede promover la aparición del “síndrome del superhéroe”, manifestado en que debido a la situación y exposición del estrés prolongado donde sólo atendemos a las demandas externas, nos puede dificultar tomar consciencia de que nosotros también nos necesitamos y acabar “petando” por estar sobrecargados. ¡Cuidado con eso!

 

5. Aceptación y Humildad:

¡No niegues el impacto que esta situación puede ocasionarte!

 

Tenemos la tendencia natural al “yo puedo solo(a) y no necesito de nadie”, pero la realidad es que en muchas ocasiones requerimos de ayuda (profesional o no) y nos cuesta pedirla por miedo, vergüenza o simplemente por orgullo (ego). Sé humilde y acepta tus heridas, no niegues el impacto que este período o etapa de tu vida puede ocasionarte: TE LO DEBES. Así que ten en cuenta tus pensamientos y emociones y si llegas al punto en el que te es complicado gestionarlas en soledad, PIDE AYUDA, no siempre podemos solos(as) con todo y NO PASA NADA.

 

6. ¡Ámate Mucho!: Cuídate, Descansa y Desconecta

Ahora no tenemos la excusa del “no tengo tiempo” o “estoy muy ocupado(a)”: ámate como te mereces y dedícate a ti ahora más que nunca. Amarse incluye cuidarse en todos los sentidos y atenderse a nivel psicológico, emocional, físico y espiritual: un área no atendida genera desequilibrio en otras, las cuáles deberán compensar esa carencia/ausencia de alguna forma (y créeme, en ocasiones no encuentran la forma adecuada). Por tanto e independientemente de tu situación personal: nútrete de forma sana y adecuada, respeta tus horarios y lugar de descanso, practica nuevas estrategias para relajarte o expresarte emocionalmente y recuerda que, si no te permites a ti mismo ayudarte nadie tampoco podrá hacerlo por ti (por mucho que quiera): ¡Rompe tus Corazas!.

 

7. Aprovecha el Momento: ¡Transfórmate!

“No existe viento favorable, para el que no sabe a qué puerto se dirige”. Es obvio que en estos momentos de incertidumbre no sabemos que pasará o que nos deparará el futuro, pero… ¡nunca lo hemos sabido!. Sabemos que somos dueños de nuestro destino pero nunca las pruebas que nos pondrá la vida: he aquí una prueba más, el covid-19.

Por esto, ¡aprovecha el tiempo y transfórmate!: busca espacios de encuentro con los tuyos o conoce personas nuevas, comparte tus hobbies, sentires y/o reflexiones, ofrece lo mejor de ti a otros aportándoles seguridad y tranquilidad (recuerda que todos estamos bajo el mismo cielo…) y saca a la luz a tu creatividad en diversos ámbitos. No importa la manera que elijas, qué cosas desees cambiar o en quién te quieras convertir, lo importante es que: EL MOMENTO ES AHORA y EL PODER, SIEMPRE SE ENCUENTRA EN EL INSTANTE PRESENTE.

 

La vida es Cuestión de Actitud

y Vida, no hay más que una:


 

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?