¿Cómo mantener una buena actitud?

Al buscar en el diccionario la palabra actitud, podemos encontrar su definición como el comportamiento que tiene una persona cuando va a realizar una labor. Independientemente de cual sea, esta se va a ver afectada en gran medida por la predisposición que tengamos para efectuarla. Si en tal caso nuestra actitud no es la más adecuada, el proyecto terminara siendo un desastre…. pero si por el contrario es la adecuada, entonces estaremos totalmente enfocados en cada detalle para que resulte perfecto.

Este es un punto a considerar no solo en el ámbito laboral sino en cada aspecto de nuestras vidas, pues según lo que elijamos, viviremos. Si tomamos la decisión de seguir el camino que menos nos apasiona, nuestra actitud será pésima, y por ende nuestra vida será igual. Pero si tomamos conciencia de lo que deseamos y elegimos en función de ello, nuestra vida será dichosa y feliz.

Ventajas de tener una actitud positiva

El tener una actitud positiva trae beneficios increíbles a nuestra vida, como por ejemplo: nos aporta más salud (pues nuestro cuerpo no se ve alterado negativamente por nuestras emociones), nos hace sentirnos felices, nos ayuda a realizar las tareas diarias con más energía, nos permite ayudar y aportar a que los demás puedan sentirse más motivados y además, nos volveremos un imán para atraer a las personas, lo que aumenta nuestra confianza y por ende, se tendrán más influencias socialmente.

Con una actitud positiva los problemas parecen no existir o resolverse con facilidad, gracias a que se ven múltiples alternativas desde diferentes ángulos y al mantener una mente abierta, las respuestas parecen surgir por sí solas.  Sin embargo, existe algo más importante: las personas que nos rodean perciben este positivismo, se dejan influenciar por él y por consiguiente, terminan convirtiéndose en personas positivas capaces de influenciar a otros.

Desventajas de tener una actitud negativa

Mantener una actitud negativa puede traer consecuencias que en primera instancia son perjudiciales para la salud, pues las enfermedades tienden a surgir con muchísima facilidad, llegando a ocasionar la muerte en el peor de los casos. La autoestima de este tipo de personas normalmente es muy baja, por lo que sienten infravaloración y/o desprecio por sí mismos, lo que ahuyenta  las personas, además que conscientemente tienden a alejarlos sin querer…

Por otro lado, se tiende a tener la impresión de que los problemas son interminables, o en su defecto, se cuenta con muy mala suerte, pero se debe a que solo se acumulan y no se buscan resolverlos. Esto es consecuencia de solo tener un único punto de vista, una mente cerrada y además un miedo demasiado grande de salir de la zona de confort. Al final, estas personas suelen padecer a la larga de depresión.

Importancia de tener una buena actitud

Ser una persona con una excelente actitud hacia la vida, hacia los retos, te predispone al éxito. Si nos vamos a un plano más místico se puede decir que el universo se percata de tu positivismo y comienza a enviarte gran cantidad de bendiciones. A pesar de no ser una explicación científica, lo cierto es que lo anteriormente descrito es verdad, pues cosas buenas empiezan a pasarte, por ejemplo, comienzas sin esfuerzo ni intención a rodearte de personas positivas y que te edifican, atrayéndolas a tu vida, así como oportunidades parecen surgir de la nada para ayudarte a avanzar.

Tener una excelente actitud te ayuda en gran medida en el campo laboral y personal, pues las personas notan el amor, la pasión y dedicación que le dedicas a tus proyectos y a tu vida, obteniendo resultados excelentes e inesperados.

 

Como mantener una buena actitud

Muchos se confunden y creen que una persona con una actitud positiva es aquella que siempre mantiene una sonrisa en el rostro, pero esto se aleja bastante de la realidad. Una persona positiva es aquella que tiene muy presente que toda situación tiene solución y que todo evento o circunstancia deja una lección y/o aprendizaje. Mantenerse positivo es un reto, pero es alcanzable haciendo lo siguiente:

Hacer una dieta de noticias: la prensa, la radio y la televisión son empresas, corporaciones que necesitan generar dinero. Ellos saben que las noticias negativas venden más y es por ello que son las que cubren con mayor vehemencia, sin importar las consecuencias que pueda tener para el usuario y/o receptor de sus mensajes. Mantenerse al margen de las noticias, sin llegar a estar desinformado, minimizará en gran medida el impacto que ellas pueden tener en ti, en tu salud y en tu vida en general.

Gestionar las redes sociales: No solo los medios de comunicación tradicionales ofrecen información negativa, también lo hacen las redes sociales. Lo conveniente es seguir a personas que crean contenido que resulte positivo y estimulante, en lugar de cuentas banales que únicamente exponen entretenimiento vacío.

Consumir contenido de calidad: Existen libros, programas de radio y televisión, así como sitios en la red que ofrecen contenido de calidad para los usuarios, que los hacen pensar, los divierte de manera sana y también los incentiva a ser mejores cada día.

Asistir a cursos y eventos: Existen capacitaciones y eventos cuyo propósito es que el participante mejore notablemente, ya sea en el plano laboral como en su vida. Este evento cultiva la mente de las personas pero además de ello, da la oportunidad de poder conocer y encontrarse con personas que desean ser mejores y, al rodearse de este tipo de compañía, ser positivo es aún más fácil y sencillo.

Como te habrás dado cuenta, ser una persona positiva trae grandes ventajas en múltiples planos de nuestra vida, atrayendo el éxito de manera constante, y por sobre todo, influenciando  los demás para que cada día sean mejores. Con esto queda claro que disfrutar de la vida es Cuestión de actitud.

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?