¡Cree en tí!

Como individuo posees cualidades que te hacen único, ejemplo de ello, es tu forma de pensar, de hacer las cosas… te distingue de los demás y te otorgan un lugar en la sociedad. Dependiendo de cómo te desempeñes en tu área, serás juzgado o promovido. Pero, para que esto ocurra, en primer lugar cree en ti, en que eres capaz de lograrlo, confiar en tus capacidades y lanzarte a por ello.

Tener confianza en ti mismo/a cambiara tu energía, tu actitud hacia la vida y hacia los demás. Serás una persona con un alto nivel de positividad y con ello atraerás abundancia a ti y a los que te rodean. Por supuesto, estar feliz siempre es un absurdo, pues eres humano y como tal, puedes ser propenso a tener días donde los retos son mayores, con lo cual comenzarás a dudar de tus capacidades…

Sin embargo, esos días de grandes retos te pondrán a prueba, y con ello demostraras que tipo de persona eres y en quién te has convertido. Si tienes fe en ti, en tus habilidades, saldrás victorioso y con la cabeza en alto. Si dudas, entonces debes prepararte para las consecuencias. Para que todo sea más fácil a la hora de enfrentar cualquier tipo de reto y mantener tu confianza en alto, debes tener en cuenta lo siguiente:

Rodéate de personas positivas

Tener en tu círculo cercano personas que te apoyan, que te edifican… te mantendrá motivado y tu autoestima estará alta. Si por el contrario, estás con personas que en todo momento te critican, son negativos o pesimistas y se vuelven a la larga una carga para ti, entorpecerán tu labor, y con ello y de manera paulatina,  comenzarás a perder confianza.

Enfócate en tus virtudes

Hay una frase que hace años ronda las calles, que dicta “somos nuestros peores enemigos”. Y ciertamente tiene razón, pues la verdad es que a pesar que nos rodeen mares de personas negativas, nosotros somos nuestros mayores críticos. Es fácil flagelarte con pensamientos autodestructivos por tus errores, pero lo mejor es agraciarte de tus éxitos, y aprender de ellos para poder replicarlos y no repetirlos en el futuro, porque si solo te enfocas en aprender de tus errores, solamente aprenderás que es lo que no debes hacer para tener éxito.

Olvida a los demás

Puede que esto suene algo egoísta o incluso, menos humano, pero si te tomas un momento para pensar en el pasado, recordarás más de una ocasión en donde has dejado de ser tú mismo/a para ser algo que otras personas quieren que seas o para comportarte como se esperaba de ti. Ya sea por tu familia, tu pareja o tus amigos… lo mejor es dejar este tipo de pensamiento complaciente de lado: Relájate, cree en ti y muéstrate al mundo tal y como eres, sin importar como te juzguen. Hagas lo que hagas, siempre habrá alguien que te critique… por tanto: siéntete libre y haz lo que deseas.

Aumenta tu autoestima

La autoestima es un pilar, una gran parte importante de ti. Si tu estima es alta, fácilmente se apreciará, pues la exteriorizarás y proyectarás en todo lo que hagas. De igual manera pasa en caso contrario. Tener una alta estima mantendrá pensamientos positivos en tu mente, especialmente sobre tu persona. Un ejercicio práctico simple que aumentará tu autoestima, es hacerte un cambio de imagen. Al verte en el espejo con un estilo que llama el éxito, provocará que tus ganas de comerte el mundo aumenten.

Cambia lo que observas y escuchas

En la Cumbre Global de Liderazgo 2017, el Pastor Sam Adeyemi hizo énfasis en que es en extremo importante la información que ingresamos a nuestra mente. Hay quienes no tienen fe en sí mismos por diferentes cuestiones, como nacer en lugares poco privilegiados, su desempeño académico dejaba mucho que desear, etc. dejando con ello que información que resta entrara en su mente. Para lograr un cambio perdurable a nivel cognitivo, se debe cambiar la información que se está continuamente recibiendo, bien sea visual, auditiva o ambas.

Esto es algo que debes poner en práctica: Cambia la información que recibes por una que sume y multiplique. Hazte de nuevos hábitos que cultiven tu mente y te conduzcan al éxito.

Define tus valores

Tener claro tus valores y ser un ejemplo para la sociedad aplicándolos de manera continua, te otorgará una agradable calidez interna, que se transformará en un mayor crecimiento personal y espiritual. Hay que tener presente que las personas somos recordadas por los valores que más aplicamos, por ejemplo, si la sinceridad es el valor que más aplicas, cuando alguien escuche tu nombre de manera inmediata vendrá ese valor a su mente, es decir, ese valor se ha convertido en sinónimo de tu nombre.

Establece tu propio código de honor

Tener un código de honor es fundamental, pero… ¿qué es un código de honor?

En su libro “La vocecita”, Blair Singer describe el código de honor como: “un conjunto de reglas que te comprometas a cumplir para/contigo mismo, en los aspectos más importantes de tu vida: como salud, finanzas, negocios y relaciones personales.”

Para potenciar su efectividad deberás escribirlo a mano, colocarlo en un lugar que esté siempre visible y además, debes dedicarle un tiempo cada día para repasarlo en voz alta. El propósito es que entre en tu mente, se haga parte de ti, comiences a moldear tu vida según lo que has estipulado. Con ello, ante cualquier tipo de situación, recordarás lo grandioso/a que eres y las reglas que te has auto impuesto, para poder así tomar y recuperar fuerza y energía y lanzarte a por ello.

Tener confianza en quien eres y lo que haces es importante para llevar una vida sana. Mantendrás alejada la depresión y las energías negativas, con lo que potenciarás tu éxito. Recuerda que, cuando tus triunfos aumentan, aquellos que te rodean se ven influenciados y estimulados a tener éxito. Cree en ti y encontraras que todo es posible.

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?