¡Disney al Descubierto!: Descubre sus Personajes con Trastornos Mentales

Índice
12. 6. Winnie The Pooh y su Círculo de Amigos

¡Disney al Descubierto!:

Descubre sus Personajes con Trastornos Mentales

 

Prácticamente a la mayoría de los mortales nos apasiona el mundo Disney, o al menos, así fue durante gran parte de nuestra infancia. Sin embargo, ¿sabías que Disney hizo plena inclusión (consciente o inconscientemente) con algunos de sus personajes? ¿conoces los trastornos mentales que presentan?

Obviamente y como adultos, quizás no nos hayamos parado a reflexionar sobre ello y es que Disney, ha popularizado internacionalmente muchísimas historias que narraban cuentos clásicos, donde muchos de los protagonistas pese a que se escenifican alegres o vitalistas, tienen historias que contar y mucho de lo que hablar…

¿Qué podríamos decir de Alicia “en el País de las Maravillas”? o de otros personajes como Peter Pan, Pinocho, La Bella y la Bestia…

 

A continuación, veremos un breve análisis de 7 películas donde podemos encontrar qué hay tras la realidad de sus conductas. ¿Me acompañas? ¡Allá Vamos!

 

Personajes Disney a pecho descubierto

Obviamente y con la creación de los personajes y adaptaciones de la compañía, ésta no estaba pensando en los trastornos mentales a la hora de realizar sus textos, sin embargo, podemos hablar de posibles síntomas o posibilidad de padecerlos si realizamos un análisis conductual de cada personaje. Comencemos con…

 

1. Blancanieves: “La madrastra con TNP”

Todos los que hemos visto Blancanieves, de alguna manera, hemos rechazado el comportamiento de su madrastra hacia ella (si, tú también la odiabas ¡admítelo!), y es que el Trastorno Narcisista de Personalidad (TNP) provoca en la persona que lo parece una gran necesidad de admiración y de preocupación por el poder y el éxito. También podemos observar la falta de empatía y un gran sentido de autoimportancia, de ahí que la madrastra sea la única que desea brillar y muestra una necesidad continua de apartar a Blancanieves, para que no haga sombra a “la más bella y poderosa del reino”.

 

 

2. La Bella y la Bestia: ”Bella y el Síndrome de Estocolmo”

 

Analizaremos el personaje para entender el síndrome. En primer lugar, nos encontramos con Bella: una chica linda, atractiva, inteligente, culta y amante de los libros… que inesperadamente, termina siendo cautiva por un “hombre” (Bestia), que reside en su castillo, totalmente excluido y alejado de toda civilización posible. Con el tiempo, Bella acaba generando sentimientos hacia su secuestrador, y él, hacia su cautiva. Cuando hacemos alusión al Síndrome de Estocolmo, hacemos referencia a la reacción psicológica donde una víctima de secuestro desarrolla un vínculo afectivo con la persona que la tiene cautiva y en algunos casos, el secuestrador también desarrolla sentimientos hacia sus víctimas (no siempre). He aquí el vivo ejemplo.

 

 

3. La Sirenita: Ariel y el “Síndrome de Diógenes”

Bien es conocido por la mayor parte de la sociedad este síndrome y es que, las personas afectadas por él, tienen tendencia al aislamiento en el hogar y a la acumulación de todo tipo de objetos inútiles o inservibles. Sin embargo, para ellos tirarlos es un enorme sacrificio. Si recordamos su historia, Ariel soñaba con algún día volverse humana y por ello su mayor hobbie era recoger, guardar y proteger cualquier tipo de objeto que cayera al mar, teniéndolos como “su gran tesoro”, igual que el Síndrome de Diógenes.

 

4. Peter Pan y el País de Nunca Jamás:

En esta ocasión podríamos analizar varios personajes,

por ejemplo: Peter Pan y “ El Síndrome de Peter Pan” y El Capitán Garfio y su “TEP”

Bien conocido era Peter Pan: un adulto que no deseaba crecer, he aquí, el síndrome que lleva su nombre. Las personas que padecen este trastorno son incapaces de aceptar que crecer y convertirse en adulto es algo inevitable, y esto les provoca mucha falta de autoestima, mucha ansiedad y en ocasiones, hasta depresión. Este personaje no quería ser mayor, por eso deseó siempre permanecer en el “País de Nunca Jamás”, donde lideró el grupo de niños perdidos que habían decidido, como él, ser niños el resto de sus días…

Por otro lado, nos encontramos con el Capitán Garfio (o para otros, el Capitán Hook), el cual padece un posible Trastorno de Estrés Postraumático (TEP) consecuencia de que Peter Pan lanzó su mano a un cocodrilo. Los síntomas principales y signos que podemos observar en él, son los recuerdos perturbadores constantes (recuerdos sobre lo ocurrido, las consecuencias del hecho…), la evasión (intentar escapar de esa realidad mental), la ansiedad o la hiperactividad.

 

5. Alicia en el País de las Maravillas:

Alicia y “el Síndrome de Todd” y El Conejo Blanco y su “TAG”

El Síndrome de Todd o Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas, tienen como síntoma principal las alucinaciones visuales, ejemplos de ello en la película son la distorsión de los tamaños, las formas o los colores, e incluso, la presencia de imágenes múltiples de forma simultánea. Por otro lado y dentro de las extrañas vivencias de Alicia, podríamos observar dos posibles trastornos neurológicos: la Microapsia (el paciente percibe los objetos más pequeños de lo normal) y la Macroapsia (el paciente percibe los objetos más grandes).

En este film también nos encontramos con un personaje muy característico: el conejo blanco. El conejo blanco que aparece en todas las películas de Alicia en el País de las Maravillas, podemos ver como sufre un claro trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Las personas que padecen este desorden psicológico, tienden a preocuparse en demasía por las cosas en su vida cotidiana, presentando ansiedad, ataques de nervios y/o problemas para conciliar el sueño y obtener un descanso reparador. Si observamos este personaje, algo característico es que siempre tiene prisa, va corriendo a todos lados y lleva reloj en mano en todo momento, señalando la hora cuasi-constante y pudiendo ver preocupación en sus ojos.

 

6. Winnie The Pooh y su Círculo de Amigos

Winnie de Pooh, uno de los ositos más adorables de Disney que nos inspira gran ternura y amor, es, precisamente, uno de los personajes al que podemos relacionar con un claro TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria). En este caso, el pequeño Winnie, manifiesta una afición casi imparable y desmesurada por comer miel (dulce), lo que podríamos asociar concretamente a un trastorno por atracón (dentro de los TAC’s) y es que las personas que padecen este trastorno, tienen tendencia a ingerir determinados alimentos de forma compulsiva y en cantidades desmesuradas en corto períodos de tiempo. Por lo general, pero no siempre (debido a que pueden existir comorbilidad entre trastornos), quienes sufren este trastorno suelen padecer obesidad y/o sobrepeso (el mismo sobrepeso que observamos en la barriguita del osito).

Otro de los amiguitos más famosos y que todos conocemos es a ¡Tiger!, un tigre muy energético, alegre, extrovertido y amigable, el cual se pasa la vida gritando a los cuatro vientos que es capaz de saltar como un canguro, volar, nadar y trepar los árboles. En este personaje vemos muy marcado signos de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), debido a su manifestada impulsividad e hiperactividad, así como ciertos problemas de concentración y focalización de la atención. Por otro lado, otro de sus amiguitos, el cerdito Piglet, se encuentra casi siempre nervioso y preocupado, manifestando mucha tensión de forma continuada ¿no les recuerda a alguien? ¡Sí! Este lindo cerdito, al igual que el conejo blanco de Alicia, padece un trastorno por ansiedad.

Finalmente, nos encontramos con sus últimos amigos: Ígor y Rabbit. Cuando observamos el comportamiento de Ígor, el burrito, vemos como se la pasa vagando en modo pesimista y melancólico, así como pierde constantemente su cola. Este burrito se muestra como un paciente depresivo, con gran tristeza y con un desinterés general hacia todo, pasando gran parte del día durmiendo. Pero Rabbit (el conejo), no se queda atrás: este es sin duda alguna el personaje más diligente, trabajador y perfeccionista que aparece en el entorno de Winnie ¿Por qué? porque se encuentra tremendamente obsesionado con mantener su huerto ultra mega limpio. El comportamiento de este último personaje podemos asociarlo al TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), en este caso relacionado con la limpieza y el orden, pues se encuentra obsesionado con ideas y actos concretos que no deja de repetir una y otra vez, invirtiendo gran parte de su tiempo en su obsesión (en este caso, limpiar sobre lo limpio y tener el huerto “como los chorros de loro”)

 

 

7. Pinocho: Pinocho y “sus mentiras” (TOC)

Todos conocemos la historia de Pinocho, aquel niño de madera que cobraba vida y, con cada mentira, le cría la nariz. Si observamos la tendencia de Pinocho a mentir, podemos observar un posible trastorno obsesivo compulsivo, donde vemos el impulso que tiene de mentir de forma continuada e incluso, en ocasiones, de creerse sus propias mentiras: he aquí la posterior aparición de su consciencia (Pepito Grillo)

 

 

Si te ha gustado este artículo, ¡Compártelo!

Nunca sabes a quien o de qué manera puedes ayudar con tan sólo un gesto

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?