Cinco métodos probados para reconstruir la confianza en tí mismo

1- La aceptación:  Concédete el derecho a tener opiniones, pensamientos o actuaciones. Y aprópiatelas sin denigrarlas nunca ni negarlas. Así, a diario, nos forzamos a dar nuestra opinión en una conversación, incluso si va en contra de lo que piensan los demás, e incluso si imaginamos que eso no tiene interés. Prueba primero en círculos reducidos, por ejemplo en familia. Después, cuando te sientas más a gusto, expresa tu opinión delante de tus amigos. Última etapa: en el trabajo, delante de los compañeros durante una reunión.

2- La afirmación:  Sé auténtica en tus relaciones, y no busques falsear la realidad con el objetivo de agradar. No puedes copiar tu actitud de la de los otros, porque cada uno posee su propio modo de expresión. Ejemplo: compra la ropa que realmente te gusta a ti en lugar de copiar siempre el look de tu mejor amiga. Atrévete a decirle a tu chico que no te ha gustado esa película de terror que a él le entusiasma.

3- Fijarse objetivos:  Ponte pequeños desafíos a diario. Para ello, hay que conocer las capacidades de uno mismo y sus propios límites, fijándose objetivos realizables. Ve progresivamente, etapa por etapa, aumentando la dificultad. Después observa los resultados para reconocer lo que se necesita cambiar y ajustar. Observar los fracasos permite también detectar los puntos en los que se cojea, y evitar así reproducir los errores.

4- El método Coué:  Repite mañana, tarde y noche frases positivas: “lo puedo hacer”, “tengo capacidad para realizar este trabajo…” o “soy la mejor”…, es el pensamiento positivo y ayuda a tener confianza en una misma, y a no verlo todo negativamente. Pero para que este método funcione ¡antes hay que creer en tu propio poder!

5- Afrontar las situaciones:  En lugar de huir sin cesar de las situaciones que te hacen sentirte a disgusto, hay que enfrentarse a ellas e ir a por todas. No bajes la mirada en cuanto te miren, responde y participa en la conversación cuando un desconocido entabla un diálogo… Todo con el objetivo de adquirir nuevas experiencias para, poco a poco, reducir estas situaciones angustiosas.

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?