Pensar en positivo: puedes aprender (y te enseño cómo)

Las palabras al igual que los pensamientos, son energías que tienen mucha fuerza. Comencemos a re-programar nuestra terminología cerebral. Reprogramarnos significa: cambiar la intención de nuestras acciones, obras y pensamientos. Verán y sentirán, cómo la Intención del pensamiento y la palabra transformará el verdadero sentir de la fuerza emitida, lo negativo desaparece y sale la fuerza interior. Cuando el cerebro manda una orden exacta, la mente no se prepara para afrontar el pensamiento o la palabra pronunciada, sino que se confrontará con lo que exactamente entendió y al comprenderlo, se comportará de acuerdo a la intención de esa fuerza. Tratemos a partir de hoy de usar el PENSAMIENTO Y PALABRA de acuerdo a nuestro trabajo y elevación espiritual. Cambia tus expresiones negativas del día a día, por positivas, por ejemplo:

Es un problema = Es un desafío.
No lo conseguiré nunca = Trataré de conseguirlo.
No puedo = Me atreveré.
Es imposible = Puede ser posible.
Nunca lo haré = Lo Intentaré.
No creo = Abriré mi mente.
No entiendo = Trataré de comprender.
Soy inútil = Soy capaz.
Si tuviera más apoyo = Buscaré ayuda.
Si tuviera más dinero = Trabajaré para conseguirlo.
No se puede hacer = Otros lo lograron ¿Por qué yo no?
No hay manera = Buscaré la forma.
Todo me sale mal = Lo intentaré otra vez.
No podré hacerlo = Voy a tratar.
Va a ser un día pésimo = Pensaré en positivo.
Esperaré lo peor = Esperaré lo mejor.
Otros pueden, yo no = Otros pueden, ¿Por qué yo no?
Jamás ganaré el premio = Si gano… ¡¡Bienvenido!!…

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?