Resilientes

¿Qué significa ser resilientes? ¿Cómo ser resilientes?

 La vida es un maravilloso regalo por el cual debes estar agradecido. Claro, está llena de altos y bajos, pero es lo que la vuelve una emocionante aventura por experimentar. Sin embargo, hay eventos que tienen un impacto mucho mayor en ti, afectando por completo la forma en la que ves las cosas, y por consiguiente, tu vida. Aun así, desistir no es una opción. Debes ponerte de pie y continuar luchando para lograr tus objetivos.

La capacidad de adaptarte de manera rápida a los cambios, será determinante a la hora de tener éxito en tus proyectos. A las personas que son capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones de manera rápida y “resurgir de las cenizas” cual ave fénix, se les conoce como resilientes. Su habilidad puede incluso dejar impactados a aquellos que lo rodean, pues su adaptabilidad es formidable. Si quieres aprender sobre la resiliencia, sigue leyendo.

 

¿Que es la resiliencia?

En su libro “Resiliente. Se nace, se hace, se rehace”, María Cristina Kalbermatter indica que la resiliencia forma parte de la salud mental del individuo. Además, expone que su función se centra en desarrollar las capacidades que todo individuo posee para poder lidiar, adaptarse y aprender de las situaciones negativas que pueda experimentar a lo largo de su vida.

Como todo ser humano, has experimentado situaciones ( en casa, en el colegio, con tus amigos, en tu trabajo…), que han afectado fuertemente tu vida. Imagina poder reponerte rápidamente de esa situación y sacar un aprendizaje de manera inmediata de los eventos que han ocurrido. Eso es ser resiliente, y es un punto en que muchos aspiran al vivir eventos desagradables.

 

Tipos de resiliencia

El concepto de resiliencia es único y a nivel básico, la resiliencia también es única… pero existe una clasificación que suele utilizarse y esta depende del entorno en el cual es aplicado. De esta forma, se pueden encontrar los siguientes tipos de resiliencia:

Resiliencia Individual

En este punto, se trata la adaptabilidad de cada individuo por separado. Este se divide a su vez en:

1-      Resiliencia en Niños: Cuando hablamos de niños resilientes, nos referimos a la manera en la que los niños afrontan los retos que trae la vida. Casos de estudio son los niños que han vivido episodios de violencia, padres con problemas de adicción, niños sin hogar e incluso, aquellos que tienen amistades tóxicas.

2-      Resiliencia en Adultos: La resiliencia en adultos, obviamente, es diferente a la de los niños. Esto se debe a que tienden a tener mayores complejos mentales que se formaron, ya sea por el contexto de su formación, por creencias familiares, religiosas y/o culturales. Esto, indudablemente, afecta su adaptabilidad, haciéndolos menos moldeables.

 

Resiliencia Colectiva

En este caso se trata de la adaptabilidad de grupos de personas. Al igual que el caso anterior, este se subdivide en:

1-      Resiliencia Familiar: Hace referencia a como la familia enfrenta las situaciones y logran superarlas de manera conjunta. Aquí se pueden mencionar familias que han sufrido la pérdida de un miembro, por ejemplo, o también aquellas que tienen un miembro disfuncional que termina por entrar al mundo delictivo.

2-      Resiliencia Social: En este punto se tienen en cuenta la adaptabilidad de sociedades, comunidades enteras para salir adelante ante adversidades. Casos de estudios son el actuar de las zonas que han vivido los embates de la naturaleza como erupciones, huracanes, terremotos, maremotos, etc., al igual que eventos suscitados por el hombre, como por ejemplo, las guerras.

3-      Resiliencia Organizacional: Se habla de la adaptación de los diferentes equipos que conforman la empresa, ante cambios fuertes que pueden sacudir la organización. Por ejemplo: cambios constantes en las necesidades del mercado o momentos de actualización a métodos de trabajo más modernos… También está la pérdida de un miembro del equipo.

 

Características de las personas resilientes

Son autodidactas.- Son personas que les encanta aprender. Este apetito constante de conocimiento los ha obligado a convertirse en personas con la habilidad de aprender por sí mismos, bajo casi cualquier entorno, y siempre manteniendo la humildad.

Son personas positivas.- Saben que tener pensamientos claros y positivos son claves a la hora de enfrentar cualquier reto, pues los llena de energía, y ella la pueden contagiar con felicidad a todos aquellos que le rodean. Se deprimirán en ocasiones, es normal, pues son humanos, pero se repondrán con rapidez.

Son creativos.- Su gran ingenio es su arma más poderosa ante grandes retos. Miran las situaciones desde multitud de ángulos, logrando así encontrar múltiples soluciones.

No temen pedir ayuda.- Dejan el orgullo de lado. Comprenden que saberlo todo es un imposible, y que siempre habrá alguien que sabrá más que ellos. Por ello, preguntan a aquel que es más apto, y así consigue soluciones óptimas a cualquier tipo de escenario.

Saben que el control total es una ilusión.-  Tener el control total de todo a cualquier hora, es una gran falacia. Los resilientes lo saben bien, por ello aceptan lo que les da la vida y trabajan en función de ello. También están preparados para el cambio, por lo que recibirán a los imprevistos con los brazos abiertos.

Ser resiliente es un estado ideal al que todos debemos aspirar. Una persona con estas cualidades se formó a lo largo de su vida saliendo continuamente de su zona de confort. Es por ello que puedes concluir que una persona resiliente no nace, se hace. Simplemente debes mantener una actitud positiva, recibir los cambios con los brazos abiertos y estar dispuesto a aprender de la experiencia y de los aprendizajes y enseñanzas de la vida.

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?