Trastornos Emocionales

Trastornos Emocionales

El ser humano lleva inherente a su condición el poseer emociones y aunque no existe un manual para controlarlas, lo cierto es que una persona sana puede manejarlas bien durante su desarrollo evolutivo y a lo largo de la vida. Sin embargo, hay algunos individuos que, bien sea porque poseen una predisposición genética, por eventos o elementos ambientales, pueden experimentar una alteración muy fuerte de ellos, llegando a tal descontrol que su calidad de vida puede verse afectada y comprometida, incluso su propia integridad y seguridad y la de aquellos que les rodean en el peor de los casos. A este tipo de afección se le conoce como trastorno emocional, y en las siguientes líneas hablaremos sobre los tipos de trastornos emocionales que existen o al menos, de los más importantes.

 

¿Qué son los trastornos emocionales?

Los trastornos emocionales, también conocidos como “Trastornos del Estado de Ánimo” en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM V TR), y como “Trastornos del humor (afectivos)” por la CIE 10, son aquellos que impactan directamente en el estado de ánimo del afectado. Estos trastornos se caracterizan por la fuerte alteración de las emociones, pudiendo pasar por una gran tristeza (depresión), excesiva euforia o exaltación (manía) o de ambas.

 

 

Tipos de trastornos emocionales

Los trastornos emocionales a nivel general se clasifican en cuatro tipos, encontrándonos: 

El Trastorno Depresivo Mayor

Este tipo de trastorno emocional tiene como característica principal una depresión,  la cual persiste a lo largo del tiempo. También se denota un desinterés en la realización de actividades, lo cual repercute de manera directa en el desarrollo cotidiano de la persona. El afectado que presente depresión mayor posee una autoestima y estado de ánimo realmente bajo. Esto puede verse reflejado en cada aspecto de la vida, dejando de disfrutar actividades que antes disfrutaba. Además, se poseen muchos pensamientos autodestructivos y saboteadores, tachándose a sí mismo de inútil. En el peor de los casos, la psicosis puede hacer acto de presencia. Cabe citar que este tipo de trastorno se subdivide en otros cinco:

1 Tipo estacional: Éste comienza y termina en una determinada época del año, comúnmente empieza en otoño o invierno y finaliza en la primavera.

2 Tipo posparto: Se suscita en las mujeres tras haber culminado el proceso de parto, puede tardar en presentarse a los pocos días, o incluso algunos años.

3 Tipo catatónico: Es un tipo muy poco usual, pero se caracteriza por las alteraciones motoras que produce, como por ejemplo movimientos bruscos y extraños, o inmovilidad durante cierto tiempo. Este tipo de trastorno también puede venir acompañado de episodios de manía.

4 Tipo atípico: Entre sus características más relevantes se encuentran altos niveles de ansiedad, así como un gran número de respuestas cuando aparecen diversos estímulos. Por ejemplo, la persona duerme por largos periodos de tiempo, acompañado de un incremento de peso y del apetito.

5 Tipo melancólico: Su síntoma principal es la anhedonia, siendo ésta la pérdida del placer ante estímulos que antes eran placenteros. Las personas que la sufren indican que se despiertan precozmente por alteraciones motoras, y también su estado de ánimo empeora en las mañanas.

 

El Trastorno Distímico

Este tipo de trastorno posee todas las características que el trastorno de depresión mayor, lo que la diferencia de este es que, en este caso, los episodios depresivos son menos intensos, más espaciados en el tiempo, pero mucho más persistentes… Muchos creen que este trastorno es hereditario y para surgir y manifestarse, influyen ciertos factores psicosociales como falta de estímulo y premio, así como el desarraigo en la etapa infantil…

 

Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar era anteriormente era conocido como psicosis maniaco-depresiva. Se caracteriza principalmente por tener cambios bruscos de humor, es decir, pasan por la euforia, exaltación, alegría y grandiosidad (hipomanía y manía) y tristeza, depresión y hasta pensamientos suicidas en períodos muy cortos de tiempo. También nos encontramos con que las ganas de realizar actividades fluctúan fuertemente. Éste trastorno se divide a su vez en varios subtipos:

Trastorno Bipolar tipo I: En este caso la persona afectada debe haber tenido uno o más episodios de manía, independientemente si ha tenido episodios de depresión o no, pues las investigaciones indican que tarde o temprano, la depresión se hará presente.

Trastorno Bipolar tipo II: En este caso, el afectado debe de haber sufrido al menos un episodio de hipomanía, al igual que uno o más casos de depresión mayor.

Trastorno Bipolar no especificado: Es cuando el especialista no logra determinar qué tipo de trastorno bipolar es, ya sea por efecto de sustancias o por una enfermedad.

Trastorno Bipolar de ciclo rápido: Aquellos que se ven afectados por este trastorno experimentan, por lo menos, cuatro episodios de depresión o más en el transcurso de un año.

 

Trastorno Ciclotímico

Este trastorno se caracteriza por poseer las mismas características que el trastorno bipolar, pero en este caso los síntomas son de una gravedad menor. En otras palabras: aquellos que lo padecen sufren episodios leves de hipomanía y depresión.

 

Recomendaciones

Tras conocer un poquito más sobre los trastornos emocionales más importantes y en cierta medida, frecuentes, recomiendo para aquellas personas que sientan que poseen un cuadro clínico que coincide con alguno de los trastornos aquí planteados, deben considerar visitar a un especialista, como por ejemplo un psicólogo clínico o un psiquiatra. Él/ella se encargará de proporcionar un diagnóstico preciso, así como el tratamiento adecuado que normalmente consta de consumo de medicamentos antidepresivos (psiquiatra) en coordinación con diferentes tipos de terapias (psicólogo/a). De no hacerlo, se debe tener en cuenta que los riesgos pueden aumentar de manera considerable a lo largo del tiempo, ya que pueden darse en el peor de los casos, brotes psicóticos y suicidas, entre otro tipo de alteraciones…

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?