«Vivir Bajo la Máscara»: Donde la presión y la deseabilidad social cobran auténtico protagonismo…

«Vivir Bajo la Máscara»:

Donde la presión y la deseabilidad social

cobran auténtico protagonismo…

 

Cada día despertamos y deseamos vivir la vida a nuestra manera, pero una vez se encuentren presentes personas en nuestro entorno, las cosas comienzan a cambiar… Inconscientemente dejamos de lado muchas cosas que deseamos hacer y comenzamos a hacer lo que sabemos que es bien aceptado o políticamente correcto. Esto se debe a que poseemos un miedo inherente al rechazo, un miedo a no encajar en el grupo.. y por ende, quedar excluidos del mismo. Esto es lo que yo denomino: vivir bajo la máscara.

Cuando hablamos de vivir bajo la máscara, hablamos de que muchas personas viven así y terminan sus días de esta manera, lo que les acaba generando infelicidad, puesto tienden a vivir para los demás…. y según lo que la sociedad diga, imponga o sea bien visto. Algunas personas experimentan consecuencias más drásticas que otras, pero solo hay una minoría (una elite), que ha decidido trazar su propio camino, decidiendo vivir verdaderamente libres y cumplir sus metas. Si quieres saber más, te invito a seguir leyendo.

 

Deseabilidad Social

¿Qué es la Deseabilidad Social? La Psicología Social es la encargada de estudiar el “por qué” y el “como” actúan las personas y se comportan como lo hacen, estudia lo que se denomina la “Deseabilidad social”. Este es un término mayormente utilizado en investigaciones de índole científico, y se define como “la tendencia que tienen aquellas personas que son objeto de estudio, a actuar o responder conforme lo dicta la sociedad a la que pertenecen”.

Para ponerlo en contexto, los individuos que forman parte de una investigación, buscando responder de la mejor forma a lo planteado, contestarán según el criterio social general, independientemente que dicha acción sea contraria a su forma de ser y/o pensar. Ello viene con el propósito de ser parte de la sociedad, pues temen ser rechazados por sus costumbres o forma de ser “fuera de lo normal”.

 

La Presión Social

Así como se vio en el punto anterior, el fenómeno conocido como “Presión Social” se expone al mundo cuando una persona deja de ser ella misma y comienza a ser y actuar como lo dicta el grupo. Es mucho más común de lo que pudiera llegar a creerse, es decir, que la forma de ser de cada persona está influenciada por lo que dicte la sociedad a la que pertenece… llegando a cometer actos que incluso van en contra de su moralidad, todo con el propósito de encajar.

Debemos tener en cuenta que el ser humano es un ser social y la evolución se ha encargado de plasmar en lo más profundo de sus instintos, que existen más probabilidades de supervivencia al estar con otras personas que siendo un lobo solitario… Lastimosamente, es un comportamiento que no siempre deja beneficios. Este tipo de comportamiento es muy común, pero quienes se ven más influenciados por él son los jóvenes, y por lo tanto, es en esta etapa en donde necesitan y requieren de más herramientas para sobreponerse a este fenómeno.

 

Consecuencias de la presión social

Las normas fueron creadas para mantener el orden, seguirlas debe ser la prioridad de cada individuo que conforma la sociedad… pero la propia sociedad forma estándares que consciente o inconscientemente exige y espera que los miembros que la conforman se amolden a ellos o como consecuencia, serán rechazados. Ejemplos de ello pueden ser: vestirse a la moda, ir a los restaurantes más caros, comportarse de determinada manera, ser padres perfectos, tener el cuerpo perfecto… entre muchas otras cosas.

Estos últimos ejemplos, a pesar de verse como positivos, crean una presión en los individuos que buscan apresuradamente cumplir con lo exigido y con lo socialmente deseado, llegando a tener consecuencias negativas como estrés y ansiedad crónicos, altos niveles de sobreprotección a los hijos o incluso la muerte en el peor de los casos, tratando de conseguir un “cuerpo diez” como dicta el grupo.

Además, existen otras consecuencias que entran en un plano más alarmante, como por ejemplo: embarazos a temprana edad, consumo de drogas, abandono de los estudios o del propio trabajo, vandalismo, etc. Estos comportamientos, si bien se dan en adultos, los jóvenes tienden a ser más susceptibles y vulnerables a ellos

.

La sobrecarga emocional de la presión social

Cuando vives bajo la máscara, según lo que dicta o espera el grupo, dejas de lado tu individualidad, olvidas tus sueños, metas y aspiraciones… Comienzas a sentir un vacío en tu interior, unas ansias de huir, dejar todo atrás y comenzar tu vida de cero. Esto se debe a que, la autorrealización también forma parte de nuestras necesidades como individuos.

Al negarnos nuestras verdaderas necesidades, comenzamos a resentirnos, desvalorizarnos, infravalorarnos… nuestra autoestima decae, nos despreciamos y claro está, nuestro cuerpo y nuestra mente terminan resintiéndose, llegando a sufrir episodios de depresión, colapsos nerviosos, problemas de salud grave al llevar un estilo de vida poco saludable como hipertensión, infartos, diabetes… y en el peor de los casos, el suicidio.

 

Tips para no ceder ante la presión social

  • Rodéate de personas que te edifiquen: Mira a tu alrededor, pregúntate si cada persona que forma parte de tu vida realmente la beneficia, si te aporta, si te ayuda a construir y crecer como persona. Debes ser lo más crítico posible. En caso de no aportar algo positivo, debes buscar la manera de remediarlo. Recuerda que hay personas que te apoyan cuando quieres lograr tus sueños, mientras que otras solo son un lastre para ti…
  • Celebra tus triunfos: Cuando obtengas algo por tu propio esfuerzo y sacrificio celébralo como es debido, eso te motivará a seguir adelante, ya sea que te has graduado, culminaste un proyecto o la comida te quedó deliciosa…
  • Haz lo que te gusta: Deja de pensar en los demás y céntrate en ti. Ser un poco egoísta es sano, principalmente porque eso te ayuda a lograr metas. No importa si a los otros no les gusta lo que has elegido, tú sigue con ello.
  • Se firme en tus decisiones: Flaquear no es una opción. Si tienes un plan de vida y no eres firme con ello, terminarás formando parte en el plan de otra persona… Y lo más probable, es que su prioridad no seas tú.
  • Mantén tu mente sana: una mente estresada o ansiosa, no es una buena herramienta a la hora de luchar contra la presión social. Hay que mantenerla serena pero atenta, limpia de ideas tóxicas y negativas, para tomar siempre las mejores decisiones. Tomarse un tiempo de calma, soledad y silencio para meditar ayuda mucho a lograr este objetivo.
  • Cultiva tu mente: Todos somos ignorantes en algo, es imposible saberlo todo, pero si no tienes conocimientos básicos, difícilmente lograrás algo en la vida. Por tanto, estudia, lee libros, mira documentales, rodéate de expertos en el área que te gusta y más temprano que tarde lograrás materializar tus sueños.
  • Aumenta tu autoestima: Tener una baja autoestima te hace blanco fácil la hora de caer en la presión social, porque te sentirás como un bueno para nada, como que las decisiones que has tomado son ridículas y terminas haciendo lo que otras personas te dictan. Cuando tienes una autoestima alta, no importa lo que los demás digan, tu solo irás por lo que te hace feliz.
  • Visualiza tu futuro: Piensa por un momento en quién eres ahora y en quién quieres ser el día de mañana… Pregúntate si el camino que transitas te lleva realmente a dónde quieres ir, a donde quieres llegar… Si el rumbo no es el indicado, no te preocupes, siempre es un buen momento para corregirlo. ¡Hazlo ahora!.
  • En caso de tener hijos, mantén una buena comunicación con ellos: Tener una excelente comunicación con los hijos ayuda en gran medida a mantenerlos por el buen camino. Ellos requieren ser guiados, especialmente en edades como en la primera infancia y en la adolescencia, etapas en las que el menor comienza a experimentar nuevas emociones y experiencias vitales que le ayudarán en gran medida a forjar su personalidad.
  • Asimismo, en caso de tener hijos, vigila sus amistades: Debes considerar que los amigos son la prioridad de los jóvenes, especialmente en la adolescencia, y harán lo que sea por pertenecer a un grupo. Procura que los amigos de tus hijos sean buenas personas, con hábitos saludables y valores adecuados, para ello, involucráte más con ellos e intenta en la medida de lo posible, realizar actividades juntos.

 

Finalmente, recuerda esto: no importa si la sociedad (los otros) tienen grandes expectativas puestas en ti, solamente tú tienes el privilegio de decidir el camino que transitarás, sin importar que sea o no del agrado de los demás. Vivir bajo la máscara no es algo realmente sano. Hay grandes genios que fueron criticados en su momento por ser “bichos raros” que querían hacer cosas locas que la sociedad no aceptaba, entre ellos se encuentran Steven Jobs, Mark Zuckerberg, Bill Gates, Elon Musk…

Por tanto, no cedas ante las presiones externas

y por encima de todo SE FELIZ, siendo tu mismo/a.

¡Di NO a vivir bajo la máscara!.

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que pueden interesarte

× ¿Hablamos?